Llámanos gratis

Beneficios fiscales de los vehículos eléctricos

Beneficios fiscales vehículos eléctricos

El cambio hacia una movilidad sostenible se está imponiendo a nivel mundial, no solo por su contribución a la reducción de las emisiones de CO2, sino también por los beneficios económicos que ofrece. Un cambio que ofrece una serie de ventajas con respecto a los vehículos de combustión interna, como por ejemplo acceso a una serie de beneficios fiscales. ¿Te gustaría conocer algunos de ellos? Te los contamos a continuación.

Ventajas fiscales de los vehículos eléctricos

Uno de los aspectos más relevantes a tener en cuenta a la hora de transitar hacia la movilidad eléctrica son los beneficios fiscales de los que pueden beneficiarse los usuarios al optar por este tipo de vehículos. 

  • Ahorro del impuesto de matriculación. Este impuesto está destinado a registrar las emisiones de cada vehículo y varía en función de las mismas. Un vehículo eléctrico, al no producir emisiones y ser eficiente energéticamente, queda exento y no aplica.
  • Reducción del IRPF para empresas. La inversión en vehículos eléctricos puede imputarse como retribución en especie. Los tipos de vehículos que pueden acceder a este tipo de ayudas deben haber sido adquiridos entre el 28 de junio de 2023 y el 31 de diciembre de 2024 y deben ser: 
    • Vehículos eléctricos nuevos.
    • Vehículos eléctricos usados.
    • Vehículos híbridos enchufables.
    • Vehículos de celda de combustible de hidrógeno: son aquellos que disponen de un motor eléctrico que funciona con energía generada a través de una reacción química entre hidrógeno y oxígeno.

La bonificación es del 15% del importe de la compra, con un límite de 20 mil euros, por lo que la deducción máxima a la que se puede acceder asciende a un total de 3 mil euros.

  • Bonificaciones en el impuesto de circulación. Este impuesto se paga al ayuntamiento de la localidad o municipio en el que está registrado el vehículo y varía en función de ciertos factores como la antigüedad o el tipo de vehículo. En el caso de los vehículos eléctricos, ya son muchos los ayuntamientos que animan a sus ciudadanos (tanto particulares como empresas o autónomos) a virar hacia la movilidad sostenible a través de descuentos en el impuesto de circulación. En algunos casos, estas reducciones pueden alcanzar el 75% del precio total.
  • Plan MOVES III. Esta iniciativa gubernamental proporciona ayudas económicas para fomentar la compra de vehículos sostenibles en empresas y autónomos. Este Plan ofrece bonificaciones importantes a la hora de adquirir vehículos eléctricos que varían en función del tipo de vehículo. Además, esta iniciativa impulsa la instalación de puntos de carga de vehículos eléctricos.
  • Aparcamiento gratuito. En centros urbanos, los vehículos con etiqueta CERO pueden acceder a aparcamiento gratuito en zona azul y zona verde.
  • Acceso a ZBE y zonas restringidas. En determinadas zonas, los vehículos sostenibles tienen acceso privilegiado a áreas restringidas a otros vehículos, lo que contribuye a optimizar las rutas y desplazamientos.
  • Deducciones por la instalación de puntos de carga privados. Esta deducción alcanza el 30% del importe total de la instalación, con un límite máximo de 600 euros.

En definitiva, los vehículos eléctricos no son solo una solución de movilidad sostenible y eficiente, sino que también proporcionan beneficios económicos, maximizando el ahorro y promoviendo la eficiencia económica en la movilidad moderna.

COMPARTE

Te puede interesar