deco deco

El reparto a domicilio en algunas ciudades puede convertirse muy fácilmente en una pesadilla. Los atascos, contaminación, calles constantemente congestionadas, obras, calles peatonales, calles estrechas, zonas restringidas para vehículos de gran tonelaje, restricciones medioambientales… Todo ello provoca que las empresas con servicio de última milla quieran tirarse de los pelos cada día. Con un mal planteamiento del servicio o con los vehículos equivocados, los gastos y los tiempos de entrega de una empresa pueden verse afectados por estas circunstancias y, por lo tanto, sus productos pueden estropearse y sus clientes quedar descontentos.

Las soluciones de última milla para zonas urbanas han de tener siempre en cuenta las condiciones en las que se llevarán a cabo las rutas. Y las empresas han de escoger los vehículos que mejor se adapten a ellas. Por eso, no vale cualquier medio para dar salida al servicio. Si se desean cumplir los tiempos de entrega y llegar a todo tipo de calles o espacios, por estrechos que sean, se ha de optar por una solución acorde a las problemáticas del reparto en la ciudad.

La bicicleta como alternativa sostenible y optimizadora de rutas

La bicicleta es uno de los vehículos más utilizados en la última milla por ser una alternativa sostenible, contar con unas muy reducidas dimensiones, no requerir carnet o permiso especial para su manejo… Además, en ella pueden transportarse paquetes de tamaño medio o pequeño con gran facilidad, llegando a cualquier espacio en cortos periodos de tiempo, sin contaminación, sin gastos de combustibles y apenas de mantenimiento y utilización. También es muy fácil transportarla y almacenarla, siendo muchas de ellas plegables. En definitiva, un vehículo optimizador de cualquier tipo de ruta urbana con el que llegar a cualquier punto evitando o sorteando los obstáculos intrínsecos a la ciudad y ofreciendo tiempos récord.

Si a todas estas ventajas de la elección de la bicicleta como vehículo principal del servicio de reparto de una empresa le sumas las prestaciones que ofrece la electrificación, el éxito está asegurado. Las bicicletas eléctricas hacen el trabajo de los riders más llevadero, mejorando su confort y seguridad, además de conseguir tiempos de entrega más reducidos y, por lo tanto, que los productos en reparto lleguen en mejores condiciones. Con este vehículo, las empresas pueden llegar a todo tipo de espacios, circular por zonas peatonales, calles estrechas, esquivar atascos y evitar formar parte del problema de la contaminación urbana. 

La bicicleta para el Food-Delivery y Hostelería o Envíos y Paquetería

El auge del Food-Delivery es indiscutible y el número de locales que optan por ofrecer este servicio cada vez es mayor. Para llevar esta oferta al éxito, es imprescindible contar con una flota de vehículos que garanticen la calidad de los productos, su correcta conservación y que lleguen al cliente final lo más rápido posible. Con los vehículos adecuados, se conseguirá optimizar cada ruta de reparto y multiplicar su eficiencia. Y para lograr esto, en Inquieto contamos con un gran equipo de profesionales para ayudarte y asesorarte en la creación o renovación de tu flota teniendo en cuenta tus necesidades particulares.

En Inquieto ofrecemos bicicletas eléctricas preparadas para optimizar la ruta de cada negocio y para asegurar el perfecto estado de la comida, garantizando así una entrega al cliente perfecta. Asimismo, contamos con baúles de diversas capacidades en función de los requerimientos de cada empresa.

En cuanto al Sector de Envíos y Paquetería, nadie puede negar que está sufriendo una de las mayores transformaciones de las últimas décadas. La aparición de nuevos modelos de consumo gracias a los e-Commerce, la concienciación de los ciudadanos por el respeto por el medioambiente, la tecnología e Internet han provocado en las empresas la necesidad de ofrecer servicios de reparto que ofrezcan la máxima eficiencia en cada ruta, optimizando cada proceso y, además, asegurando el entorno.

En Inquieto ofrecemos soluciones alternativas y 0 emisiones adaptadas a las exigencias de este sector. Se trata de vehículos más pequeños, más maniobrables y seguros tanto para el entorno como para el operario. Vehículos como la bicicleta eléctrica LITTIUM IBIZA.

Bicicleta eléctrica LITTIUM IBIZA

La bicicleta eléctrica plegable LITTIUM IBIZA permite la optimización máxima del reparto gracias a sus reducidas dimensiones, facilitándole acceder a cualquier espacio tanto peatonal como de carretera y avanzar así de una manera más rápida y eficiente en ciudades con alta congestión de tráfico. Además, esta bicicleta se pliega para poder transportarla de forma rápida y sencilla gracias a sus 21 kg de peso y sus medidas, plegada, de 90 cm x 70 cm x 38 cm.

Es ideal para el reparto con mochila. Además, permite la incorporación de baúl de distintas capacidades llegando a transportar hasta 120 kg de carga. Al ser una bicicleta eléctrica, incluye una batería que le proporciona una autonomía de hasta 100 km, alcanzando una velocidad máxima de 25 km/h gracias a sus 250 W de potencia, lo que la hace ideal para el reparto por núcleos urbanos e interurbanos. Puede realizar turnos enteros de trabajo en eléctrico, facilitando así el trabajo del rider y mejorando su comodidad y seguridad. Sus costes de mantenimiento y uso son mínimos y puede ser transportada y almacenada muy fácilmente debido a sus pequeñas dimensiones.

Si quieres dejar de preocuparte por los inconvenientes del tráfico urbano, optar por una bicicleta eléctrica para tu servicio de reparto es una solución inmejorable. En Inquieto contamos con la LITTIUM IBIZA en venta directa bajo pedido y también puedes contratarla en modalidad de renting con mantenimiento full service por 89€ al mes. ¡Llega antes y mejor a tus clientes!

Comparte

deco deco

Te puede interesar

Ver todo