Llámanos gratis

El estacionamiento, uno de los retos del delivery

Vehículos estacionados

Pongámonos en situación: tu flota de vehículos está de reparto por Madrid, una entrega se realiza en una calle estrecha del barrio de Lavapiés, con coches aparcados a ambos lados de la calzada y atestada hasta la bandera. Una vez más, el mismo problema: ¿Cómo aparcar para poder entregar el pedido? La eficiencia del servicio de última milla peligra y la puntualidad se va por el desagüe. Si este caso práctico te resulta más familiar de lo que debería, en este post queremos mostrarte las opciones con las que cuentas para que el estacionamiento en ruta no te dé pesadillas por las noches. ¡Sigue leyendo!

Las carreteras y calles de las ciudades se abarrotan cada día con vehículos particulares, comerciales, transportes públicos… De manera especial y de un tiempo a esta parte, los vehículos comerciales han asumido un gran protagonismo en el asfalto urbano. El auge del comercio electrónico y las nuevas tendencias del consumo han provocado que la oferta de servicios de reparto a domicilio se multiplique en la misma medida que lo hace la demanda. Y esto, como es de esperar, provoca aún más congestión en el tráfico de grandes ciudades, así como complicaciones en las rutas de reparto de los negocios: más retrasos, pérdidas de rendimiento y de la confianza del cliente. Además, estas congestiones, unidas al gran volumen de vehículos en circulación y estacionados, llevan a la problemática que aquí nos interesa: ¿Dónde aparco?

Tips para no perder la eficiencia del reparto al aparcar

  • Zonas de carga y descarga

La utilización de zonas de carga y descarga siempre que sea posible es la primera solución a la problemática del estacionamiento. Zonas especialmente pensadas para el movimiento de mercancías en espacios concurridos, normalmente libres para vehículos comerciales. A este respecto, cada ayuntamiento determina su normativa municipal sobre urbanismo, gestión del tráfico urbano y horarios comerciales. Es decir, no existe una ley única que rija estas zonas. No obstante, si tus rutas de reparto no coinciden con estos espacios dedicados a la carga y descarga, siempre puedes solicitar la creación de uno nuevo a la autoridad competente. De esta manera, aquellos puntos de entrega habituales de tu ruta de reparto tendrán el problema del estacionamiento resuelto. 

Repartidor recogiendo un paquete de una furgoneta

¡Pero ojo! Ten en cuenta que no es lo mismo estacionar que parar o detenerse. Las zonas de carga y descarga, las cuales suelen contar con la prohibición de estacionar en horario laboral, pueden ser usadas por los transportistas únicamente durante unos pocos minutos. Y ten en cuenta que los vehículos que vayan a utilizarlas -desde camiones a motocicletas- tendrán que contar con la tarjeta de transporte (también conocida como tarjeta de carga y descarga) bien visible. Si aún no cuentas con ella lo que tienes que hacer es presentar en tu ayuntamiento una instancia junto a la tarjeta de inspección técnica del vehículo y, de ser requerido, abonar las tasas administrativas correspondientes.

  • Planificación y acuerdos con establecimientos de la zona

El segundo tip tiene que ver con el primero y con los que van a venir a continuación: planificar correctamente tus rutas. De esta manera, podrás aprovechar los espacios destinados al aparcamiento que mejor te convengan y no perderás tiempo improvisando. Y este consejo tiene que ver con el siguiente: puedes asociarte con establecimientos de toda clase -restaurantes, comercios locales o centros comerciales- para que te proporcionen un área en el que estacionar tus vehículos cada vez que te encuentras de reparto por la zona. Así, conseguirás agilizar tu proceso de entrega en los lugares de más difícil estacionamiento.

  • Vehículos de dimensiones reducidas

Vehículos comerciales como pueden ser la bicicleta, la moto, el triciclo o el cuadriciclo eléctrico son una gran alternativa para evitar problemas a la hora de aparcar en medio de una ruta de reparto. Sus reducidas dimensiones permiten al repartidor acceder a todo tipo de espacios, calles estrechas e incluso, en muchos casos, a cascos urbanos de ciudades con rígidas normativas medioambientales. De igual modo, pueden circular con mayor facilidad por carreteras congestionadas por el tráfico, maniobrar en cualquier escenario y aparcar o parar en prácticamente cualquier sitio. 

De esta manera, el proceso del reparto es mucho más ágil. Y es que parar estos vehículos durante unos minutos no es una tarea complicada, ya que únicamente se necesita un espacio reducido para hacerlo. En el caso de la bicicleta o la moto, especialmente.

  • Uso de herramientas tecnológicas

La tecnología es la aliada del repartidor. Incluso en lo que tiene que ver con el estacionamiento puede servirle de gran ayuda. Por ejemplo, utilizando apps o sistemas de navegación que permiten buscar y reservar aparcamiento cerca de la ubicación de cada entrega. Un método que funciona en tiempo real y que, sin duda, ayuda a minimizar los retrasos y a maximizar la satisfacción del cliente final.

¿Has cogido ideas para optimizar tu servicio de última milla? Utiliza estos tips en el día a día de tus repartos y verás como el estacionamiento deja de frenar el rendimiento de tu negocio.

COMPARTE

Te puede interesar

Tipos de vehículos eléctricos según sus motores

Tipos de vehículos eléctricos según sus motores

Subasta de Inquieto

¡Primera subasta de Inquieto! Del 10 al 27 de junio puja por tu vehículo eléctrico