Llámanos gratis

Chasis corto vs. Chasis largo: optimización de los vehículos de reparto

Bifurcación

¿Estás a punto de configurar la flota de vehículos del servicio de última milla de tu negocio? ¡Presta mucha atención! Esta primera fase de análisis de necesidades y elección de vehículos es una de las más importantes a la hora de optimizar tus rutas de reparto. Así, es imprescindible tener en cuenta las particularidades de tu negocio, el entorno en el que vas a operar, las rutas que vas a realizar y los productos que vas a mover. Una vez con toda esta información clara en tu esquema mental, llega el momento de comenzar a tomar decisiones en base a ella. Y una de las disyuntivas con las que te toparás en el caso de escoger una furgoneta como vehículo de reparto es: ¿chasis corto o largo?

No es una decisión baladí, sino que la selección de una furgoneta de chasis corto o largo marcará la diferencia en lo que a eficiencia se refiere. Como es lógico, estas opciones ofrecen unas capacidades de carga y una maniobrabilidad diferentes. Y, por lo tanto, la rentabilidad de tus rutas puede verse directamente afectada por esta decisión. Has de tener en cuenta aspectos que van desde el número de pedidos que entregas diariamente hasta las dimensiones de los productos que comercializas o las calles que transitan tus rutas de reparto. ¿Repartes en entornos urbanos e incluso en cascos históricos? ¡Todo importa!

Ventajas y desventajas de las furgonetas de chasis corto

Las furgonetas de chasis corto son vehículos compactos que ofrecen una gran agilidad y maniobrabilidad. Su conducción es más sencilla que la de otros vehículos más voluminosos, así como su capacidad de acceso a espacios reducidos es mayor. El diseño compacto les permite acceder a calles estrechas e incluso al centro de grandes ciudades (más aún si son eléctricas y cumplen con la normativa de sostenibilidad). También les permite estacionar más fácilmente -un aspecto a tener muy en cuenta sobre todo en entornos urbanos- y circular con mayor rapidez por zonas congestionadas. 

El chasis corto, además, suele ser más económico en lo que se refiere a consumo y mantenimiento, por lo que escogerlo implica ahorrar a largo plazo. Y aunque sus dimensiones no son tan grandes como las de una furgoneta de chasis largo, en muchos casos su capacidad de carga -mayor que la de otro tipo de vehículos- es más que suficiente para el día a día de un negocio. En definitiva, una furgoneta compacta de chasis corto es ideal para el reparto urbano: ofrece una capacidad de carga notable al tiempo que da la posibilidad de maniobrar fácilmente por espacios concurridos o estrechos.

La furgoneta MAXUS eDELIVER 3, por ejemplo, está disponible en versión chasis corto (SWB), con 2,18 metros de largo y un volumen de carga de 4,8 m3. Así como la furgoneta MAXUS eDELIVER 9, con una distancia entre ejes corta (L2H2), que ofrece un volumen de carga de 9,7 m3.

Maxus eDeliver 3
Maxus eDeliver 3
Maxus eDeliver 9
Maxus eDeliver 9

Ventajas y desventajas de las furgonetas de chasis largo

Las furgonetas de chasis largo, por su parte, destacan por su amplia capacidad de carga y por su gran espacio de almacenamiento. Estos vehículos son capaces de transportar importantes cantidades de mercancía en cada trayecto, incluso productos voluminosos. Eso sí, son más difíciles de conducir y su capacidad de maniobrar es menor que la de las furgonetas de chasis corto, pudiendo presentar desafíos en espacios reducidos o calles estrechas y concurridas. No obstante, compensan esta desventaja ofreciendo la posibilidad de realizar menos trayectos: este tipo de chasis permite realizar múltiples entregas en una única ruta (ahorrando combustible), así como transportar grandes volúmenes de mercancía.

La furgoneta MAXUS eDELIVER 3 también está disponible en versión chasis largo (LWB), con un espacio de carga con una longitud de 2,77 metros y un volumen de carga de 6,3 m3. Del mismo modo que la furgoneta MAXUS eDELIVER 9, con una distancia entre ejes larga (L3H2) con un volumen de carga que asciende a los 11 m3.

¿Cuál es la mejor estrategia?

Conocer a fondo las necesidades de tu negocio y tus rutas es vital para formular la estrategia de tu servicio de última milla. Así, podrás tomar una decisión fundamentada que ayude a optimizar el reparto y a lograr la satisfacción de tus clientes finales. Asimismo, una estrategia que puede resultar efectiva es la combinación de varios tipos de chasis en tu flota. De esta manera tendrás el vehículo ideal tanto para circular rápidamente por calles estrechas de áreas urbanas como para transportar grandes volúmenes de mercancía. Por último, no olvides que las decisiones no acaban con el chasis. También has de tener en cuenta otros factores como la organización del espacio de carga.

COMPARTE

Te puede interesar

Tipos de vehículos eléctricos según sus motores

Tipos de vehículos eléctricos según sus motores

Subasta de Inquieto

¡Primera subasta de Inquieto! Del 10 al 27 de junio puja por tu vehículo eléctrico